Consejos para reconocer un buen mueble


Con la cantidad de recursos tecnológicos y nuevos materiales disponibles, a veces es difícil evaluar la verdadera calidad de un mueble. En ocasiones los detalles defectuosos se disimulan detrás de pátinas, masillas o revestimientos. Sin embargo, el arquitecto Ricardo Lecot, del equipo de Fontenla, dice que el buen conocedor se detiene en una cantidad de aspectos e indicadores para reconocer si un mueble es bueno o si la apariencia se modificará en poco tiempo.


Aquí, una serie de tips básicos para afilar el ojo a la hora de realizar una nueva compra.
* Uno de los puntos a tener en cuenta es la forma en que se deslizan los cajones por las correderas, y como abren y cierran las puertas. Deben poder moverse hacia dentro y fuera con facilidad, sin hacer más que una presión normal.
* Hay que estudiar cómo se hicieron todos los agregados al mueble (por ejemplo, bisagras y herrajes), y analizar su diseño y fortaleza para ver si resistirán el uso intensivo y el paso del tiempo.
* Observá el interior, y cómo está terminado. En un mueble de calidad, lo que no se ve debe estar realizado con el mismo cuidado en los detalles que el frente.
* Tratá de evaluar el peso: si el mueble es liviano y fácil de mover no es de madera maciza (puede ser aglomerado o enchapado).
* Cuando compres un mueble, pedile al vendedor que te explique qué tipo de madera se emplea para la confección de todas las partes de éste. Los lustres demasiado oscuros, en donde no se puede apreciar la veta de la madera, generalmente están hechos con materiales de muy baja calidad, con muchos nudos, imperfecciones y masillado.
* Imdagá sobre el tipo de lustre que se aplicó. El material más utilizado hoy es el "lustre poliuretánico". Este material sella los poros en forma óptima, permitiendo un uso intensivo del mueble sin arruinarlo (por ejemplo, apoyando cosas húmedas o calientes en la superficie de una mesa). Si vas a tener que estar pendiente del cuidado, el mueble no es bueno.
* Otro detalle que aporta calidad a un mueble son las terminaciones artesanales.
* Las uniones, soldaduras, encastres deben estar realizados con delicadeza, y con soportes adecuados.
* En la tapicería, fijate en las tachas, botones y terminaciones. Las costuras deben verse prolijas, sin hilos salientes.
* En un sofá lo más importante es lo que no se ve. Preguntá cómo está realizada la estructura, si va atornillada, encolada, de qué material es el relleno (hoy se usan la "espuma soft" o el "vellón siliconado", que resultan indeformable y antialérgico).