Como proteger la madera de los pisos

La terminación del piso depende de dos factores fundamentales: el estilo que se le quiera dar a la decoración y el uso que va a recibir dicho piso. Tenga estos datos presentes para obtener una terminación acorde a sus necesidades y gustos personales.
Pulido
Una vez colocado, el piso siempre debe pulirse para lograr un perfecto acabado. Este trabajo se puede repetir todas las veces que sea necesario, también a través del tiempo, extrayendo anteriores capas de plastificado o cera. Esta opción, propia de los pisos de madera macizos, garantiza un suelo resistente y duradero al paso del tiempo, siempre apto para poner a nuevo en cualquier momento.

Plastificado
Se plastifica con una capa de barniz al aceite que cubre el piso protegiéndolo y facilitando su limpieza. Hay distintas clases de acabados: mate, semi-mate o brillante. El plastificado logra una terminación que lo protege de las manchas y el desgaste, haciéndolo más duradero y fácil de limpiar. Como medida de mantenimiento, hay que evitar rayaduras que afeen el piso y le quiten capa protectora.

Hidrolaqueado
Se le otorga una terminación de base acuosa que no tiene olores fuertes. El piso puede ser utilizado unas 3 o 4 horas después de colocado el producto. Su vida útil es menor que la del barniz poliuretánico, pero su efecto es el de la madera natural (el plastificado tiene una terminación más artificial).

Natural
Se lo deja únicamente con el pulido, pudiendo encerarlo para una mejor terminación. Si bien es una interesante opción estética, no debemos olvidar que requiere un permanente encerado y que su resistencia a las manchas y el agua es prácticamente nula.