Como decorar un piso de alquiuler




Tapizados soft. La discreción se erige como valor estético: los muebles se han vestido con telas neutras, en el abanico de beis y marrones lisos, para que no sean protagonistas, sino soporte imperceptible de comodidad y mucha relajación. 
Medidos toques de color. Además de los que aportan las numerosas obras de arte –tanto cuadros como esculturas–, la intencionalidad se aprecia en la elección de cojines, alfombras o piezas auxiliares. El suelo, de de pino melis, actúa como base ideal.
Iluminación indirecta. Se ha buscado crear un efecto cálido y acogedor: en los dormitorios no hay puntos de luz directa, y en el salón y el comedor, muy pocos. Eso sí, las lámparas existentes son elementos espectaculares, con gran peso decorativo.



Con frecuencia en una vivienda alquilada no se puede o no se quiere realizar transformaciones drásticas, pero siempre es posible mejorarla y aproximar su estética a nuestros gustos. Es el caso de esta casa situada en un edificio madrileño de los años 50-60, obra del arquitecto Luis Gutiérrez Soto. Luminosa y muy amplia, reúne las condiciones de distribución que deseaban sus actuales inquilinos y era el escenario perfecto para albergar los muebles que ya poseían y, sobre todo, la colección de obras de arte que han ido formando a lo largo de los años. Querían un espacio neutro en el que conviviera todo ello, sin más criterios –y no es poco– que la armonía, el equilibrio y el confort.

La intervención que hicieron antes de instalarse fue mínima, pero muy eficaz: «El continente –nos cuentan– era tan bueno y atractivo que cabían infinidad de posibilidades. Elegimos empapelar algunas estancias para darles calidez y pintar la mayoría en blanco porque transmite paz y tranquilidad. Además, para nosotros este color es ideal, pues se adapta muy bien a cualquier obra artística». Los creadores emergentes –españoles e internacionales– tienen aquí un lugar preferente: «Hemos buscado que, huyendo de lo recargado, cada cuadro, cada escultura respire, que tenga su sitio, aunque las nuevas adquisiciones muchas veces hacen que reubiquemos toda la colección». Es una manera dinámica y contemporánea de vivir la pasión por el arte.