Como arreglar los desperfectos de las paredes


Cuando decidimos pintar nuestra casa, a menudo nos encontramos con todo tipo de desperfectos que pueden llegar a desesperarnos, y a estropear todo el resultado final de nuestro trabajo. Es importantísimo que la superficie a pintar esté perfecta antes de hacerlo, y que todos los agujeros, grietas, golpes y zonas que se desprenden queden bien raseados y nivelados.
desperfectos_paredes.jpg
Para rellenar las grietas pequeñas, la pasta tapagrietas de toda la vida es la opción más adecuada. La hay en polvo o ya preparada, al uso, y también existen pastas reforzadas con fibra de vidrio para grietas más grandes o con posibles movimientos. Además, existen pastas especiales para exterior. Antes de aplicarla con la espátula, conviene humedecer las grietas con agua vaporizada, y si hay mucho hueco, lo mejor es aplicar la pasta en capas sucesivas e ir dejándola secar, para evitar que se quiebre. Una vez seca, se debe lijar con taco o lija fina.
Existen bandas de fibra de vidrio muy adecuadas para grietas largas y anchas, que se aplican con la pasta tapagrietas para elaborar una especie de “costura” resistente en la pared. Los velos de fibra de vidrio son una especie de “mantas” para cubrir superficies, que se colocan con cola de PVC; se usan sobre todo en techos con muchos desperfectos. En cuanto a los famosos tacos de los cuadros, conviene sacarlos con un berbiquí y rellenar el agujero con pasta tapagrietas, que se puede mezclar con papel de periódico desmenuzado y humedecido si el hueco es grande.
Para terminar, conviene aplicar una mano de fijador de látex por toda la pared (rebajado con agua como indique el envase) y esperar 24 horas para pintar la habitación.