Un espacio en la casa para relajarse

Llegar a casa y conseguir un momento de tranquilidad no siempre es posible. Después de huir de los atascos y de la tensión del trabajo, asoma el momento de enfrentarse a las cuestiones domésticas: los niños, los electrodomésticos averiados o resolver otros problemas familiares, nos restan tiempo en pareja. 


Ha llegado el momento de buscar una solución en la decoración que abra un resquicio a la comunicación en pareja. 

Los niños llenan de vitalidad y energía una casa, a veces demasiado, tanto que no permiten una conversación tranquila ni un momento de respiro para dos. 

El baño se convierte en un lugar de encuentro ineludible, tanto a última hora de la noche como durante la mañana. Si no tiene espacio para colocar dos lavabos, un espejo grande le servirá como solución de emergencia. 

De esta manera conseguirá compartir un lugar en el que, mientras perfila los últimos ‘brush’ de maquillaje, él puede afeitarse o dar los últimos retoques a la corbata. Convierta el dormitorio en su pequeña isla particular y habilite el “derecho de admisión”, salvo para los casos urgentes. Combine tonos confortables que sirvan para relajar el ambiente. 

Seguro que encuentra un pequeño espacio donde colocar un estéreo que le reproduzca de fondo la música que más le gusta, mientras fluye la charla antes de acostarse. Una "chaise-longe" donde recostarse le ayudará a reposar y mantener una conversación relajada. La cocina es también un lugar de encuentro. 

En ella se pueden comentar las cuestiones del día a día, la planificación del fin de semana, o los deberes de los niños. Los fogones, sus aromas y sus ruidos pueden llegar a ser cómplices de la charla más importante y de una decisión vital. ¡Hágase oír!. Guiños, miradas y risas aderezan mejor cualquier cena, por sencilla que sea, que el mejor de los condimentos. 

ESPEJO EN EL QUE REFLEJARSE 

Carl y Karin Larsson, dos conocidos artistas suecos de finales del siglo XIX y principales representantes del estilo tradicional escandinavo, tuvieron ocho hijos y su estilo de vida ha sido el elegido, por la firma sueca Ikea, para representar la imagen de una pareja que supo mantener su esencia. La organización del espacio es vital para lograr un área propia de comunicación. Y en el planteamiento que se hace del hogar, la distribución del baño, cama y vestidor es fundamental. 

El ambiente está pensado hasta el último detalle para disfrutar de las actividades que se desarrollan en cada estancia y para transmitir una sensación de calidez y armonía, un reducto en el que no existe un resquicio para los juguetes de los niños. La pieza icono de esta propuesta es una cama con un sencillo dosel de madera blanca vestida con sábanas del mismo color, con bordados artesanales en tonos rojos y azules. 

El papel pintado de las paredes con motivos vegetales es jovial y lleno de energía, lejos de los clasicismos que a veces invaden un hogar cuando la familia empieza a crecer. Los muebles son de madera maciza en colores básicos como el rojo, el azul o el negro; los textiles están bordados con motivos geométricos o florales y las alfombras son artesanales. Las texturas naturales como la madera, el algodón, el lino o la lana, ofrecen una continuidad, pues se establece una permanente alusión a elementos de la naturaleza.

Lorenzo Meazza es el diseñador que ha creado esta propuesta y explica qué quería con ella: "Pretendía concebir un espacio estructurado y organizado para que una pareja conviva en armonía, pero al mismo tiempo cada uno de ellos pueda tener su propio espacio, sus propias zonas de almacenaje y organización”. 

Con esta intención, las tres áreas del espacio están organizadas de forma prácticamente simétrica y hasta el más mínimo detalle para que cada miembro de la pareja disponga de soluciones en su almacenaje de utensilios personales. Así, en el cuarto de baño, cada uno dispone de cajones extraíbles y soluciones personalizadas para todos los elementos de la higiene diaria. 

En el vestidor tiene cada miembro de la pareja su propia zona de armarios minuciosamente organizados para que, ropa y complementos, sean cómodamente accesibles y vestirse se convierta en un pequeño placer diario. Un lugar para dos, para aislarse, para disfrutar un área en pareja, pero donde encontrar también un espacio propio.


Para conocer mas sobre el Feng Shui te recomendamos el siguiente libro, el cual te presenta información valiosa e importante sobre como aplicar el Feng Shui en la decoración. Acceder