Decorando con Espejos

Si utilizas con generosidad estas piezas elegantes y misteriosas, descubrirás sus innumerables virtudes, como que amplían el espacio, duplican la luz y son muy decorativos.

Los espejos reflejan la realidad fielmente, pero al mismo tiempo nos permiten imaginar un mundo de fantasía al otro lado. Esta característica dota de un espacio especial a los espejos, un complemento decorativo que ha cobrado gran importancia en los últimos años. Atrás quedan los tiempos en los que era un objeto meramente funcional.

Su presencia ya no se reduce a una sola estancia sino que eshabitual encontrar uno o varios espejos en cualquier punto de la vivienda. Se puede optar por decorar un ambiente sólo con un diseño de grandes dimensiones, aunque una acertada mezcla de espejos de acabados y medidas diferentes propicia la creación de atmósferas realmente personales.



Junto a los modelos vintage, que son una apuesta segura para lograr que un espacio destile elegancia, puede situarse diseños de marcado carácter contemporáneo y personalizados como aquellos que reproducen siluetas humanas o de diferentes objetos. Asimismo existen espejos que se caracterizan por aunar materiales de gran modernidad con acabados que rinden homenaje a modelos históricos. En este sentido podemos encontrar diseños con molduras de estilo barroco o con marcos dorados, habituales del neoclásico y que gozaron de gran popularidad en el siglo XIX. También la madera labrada, llevada a cabo por artesanos durante años sigue siendo una fuente de inspiración.

Además de su función ornamental no hay que olvidar que los espejos son elementos muy útiles para ampliar visualmente una estancia. Si se orientan de manera acertada según la disposición de las ventanas, potencian la luminosidad, y por tanto consiguen crear sensación de amplitud.