Cuida las plantas que decoran tu interior en el verano


Los calurosos días de verano ofrecen un mayor número de horas con luz solar durante las cuales pueden sufrir sequía plantas y árboles si no se vigila la humedad del suelo. Normalmente las altas temperaturas y el ambiente asfixiante de la ciudad serán la causa de la muerte de muchas de nuestras plantas, sin embargo en muchos casos el problema es el exceso de humedad. Y es que hay el exceso de agua es mucho más perjudicial para las plantas, ya que empobrece la tierra, provoca enfermedades y acaba por marchitarlas.

El riego debe realizarse en su justa medida, sin abusar y midiendo la cantidad que necesita cada planta. Las características de la tierra y de la planta determinarán la cantidad de agua necesaria.

Tan importante como el riego es la limpieza de las plantas. Mantener las plantas libres de hojas y flores secas es imprescindible ya que estas seguirán absorbiendo agua y dificultarán el crecimiento de las partes sanas. Asimismo, es importante mantenerlas alejadas de plagas o de bichos que pueden destruirlas. Aplica si es necesario insecticidas o fungicidas con pulverizador.

Si vas a salir de viaje y no tienes quien te cuide las plantas, no las dejes en la bañera. Este es un error muy común, ya que a la vuelta se encuentran con que sus plantas están dañadas, esto es debido a que la tierra se encharca y las raíces se pudren. Un viejo truco consiste en colocarlas alrededor de un cubo con agua del que se sacan unos tubos grue
sos de plástico que se enterrarán en cada maceta. Los cordones conducirán el agua del cubo (por capilaridad) al tiesto en función de sus necesidades.

Dependiendo del tipo de tierra deberás regar de una forma u otra. Las tierras arenosas apenas retienen el agua, por lo que se debe calcular la dosis antes de regar. Sin embargo, las arcillosas se encharcan mucho antes y pueden dar la sensación de saturación sin que el agua llegue a la zona de enraizado.