Consejos para mantener la casa fresca


Cuando llega esta época del año, el calor se convierte en un compañero de piso bastante indeseado. Si en tu casa contáis con un aparato de aire acondicionado, mantener una temperatura agradable no será muy difícil, pero ni todos contamos con este aparato en los hogares ni tampoco es bueno hacer un gasto extraordinario de energía.


Por eso, hemos recopilado algunos consejos para crear una atmósfera más refrescante en tu hogar sin mucho esfuerzo:

- Textiles de acuerdo al clima: Los tejidos livianos, como muselina, gasa u organza, son los más adecuados para vestir las ventanas en verano porque dan frescura al ambiente. Evita los colores oscuros, ya que “atrapan” el calor. 

- Eclipsa al sol: Las persianas exteriores, las cortinas y los estores, así como los toldos y carpas en las terrazas y balcones, encuentran su razón de ser en verano. Todos estos elementos sirven de barrera a los rayos de sol y, por consiguiente, al calor que producen.

- Reduce los grados y los gastos: Algunos pequeños cambios en nuestros hábitos pueden culinarios pueden conseguir bajar algunos grados la temperatura. Por ejemplo, siempre que puedas, evita usar el horno y prefiere el microondas y no elabores guisos que requieran mucha cocción, para no añadir grados y humedad a tu hogar.

También ayudará a reducir la temperatura de la casa que apaguéis algunos pequeños electrodomésticos, como el ordenador, la impresora o la televisión cuando no la utilicéis. Tender la ropa en lugar de usar la secadora y seleccionar un programa para lavar la ropa con agua fría también ayudarán. Si además usas el detergente Wipp Express Higiene y Pureza, eficaz contra la suciedad incluso en agua fría, su aroma a eucalipto dejará una sensación de frescor en todas tus prendas. 

- Busca la corriente: Más allá de los equipos de refrigeración, crear corrientes de aire es uno de los sistemas más saludables para refrescar la casa. Abre puertas y ventanas enfrentadas para que circule al aire y hazlo a primera hora de la mañana o a última de la tarde. Con 10 minutos es suficiente, el resto es aumentar los grados de la casa innecesariamente. 

- Elige ropa de cama fresca: Por su tacto agradable y por su carácter transpirable, el algodón 100% es una buena opción para la ropa de cama. Los colores también ayudan a rebajar la temperatura visual: los azules y verdes favorecen el “frescor” visualmente.

- Frescor en la decoración: Por su efecto espejo, los detalles en zinc y estaño son ligeros y visualmente fríos, por lo que, en forma de caja, marco de fotos o para el servicio de mesa, son ideales para refrescar, ni que sea visualmente, la casa. También un aroma fresco puede contribuir a refrescar el ambiente: prueba a poner un poco de suavizante Vernel Crystals Frescura Azul en un cuenco. Como su textura es en forma de cristales, decorarán y a la vez ambientarán tu casa, dejando un aroma fresco en el aire.

- Plantas: alegría y humedad. La presencia de plantas y ramos de flores alegra y refresca las estancias con una agradable nota de color que, además, mejora la calidad del aire y reduce la temperatura. Las plantas refrescan el aire, convirtiendo el dióxido de carbono en oxígeno, por lo que contribuyen a ventilar y humidificar las estancias, y a reducir la presencia de contaminantes.