Como iluminar cada rincón del hoar

La iluminación es una parte fundamental en nuestro hogar, pero generalmente cuando compramos la vivienda, solamente pensamos en la decoración, sin embargo no en el tipo de iluminación que necesitamos.

Las lámparas son una interesante alternativa a los tradicionales “focos”. Con ellas se logra una iluminación eficiente y con la utilización de una mínima cantidad de energía. 




Además hablamos con el arquitecto Javier Caballero, quien enfatiza que hay algunos secretos en el uso de las luces que hacen ver los lugares más amplios y modernos. 

Se colocan siempre tipos de lámparas decorativas, como por ejemplo las pegadas al techo o las semi-colgantes. Si el techo es muy alto se recomienda que sean colgantes.

Se debe hacer un énfasis en las luces embutidas o dimers para acentuar las paredes. También es recomendable colocar una iluminación decorativa en los cuadros o en algún adorno. 
 


Se usan las lámparas de mesa o de pie para realzar el ambiente, explica Sandoval.

La mejor luz decorativa es la halógena o incandescente, es decir el “foco” amarillo (como se conoce comúnmente en nuestro país).

Por su parte, Caballero considera que las lámparas de las salas no tienen que ser muy grandes porque causan una sensación de salón de fiesta. Si la sala es chica su iluminación debería ir acorde con el espacio. 

Se usan lámparas colgantes que vayan de acuerdo con el estilo de vida y la decoración en general. Las colgantes siempre van a depender de la altura de cada punto de la casa y esto también es importante en el comedor, dice Sandoval.

La lámpara que más se destaca en una residencia es la del comedor. 


También puedes apoyarte con luces embutidas, las más comunes son las de halógeno, porque se pueden realzar algunos cuadros o retratos familiares y ayudan a causar ambientes.

En caso de que no se puedan poner este tipo de embutidas, entonces se pueden colocar rieles o lámparas para cuadros.

En el comedor igual que en la sala se recomienda el clásico foco amarillo, señala Sandoval.

Si al sentarse en el área del comedor la lámpara te deslumbra es porque no está colgada a la altura correcta. Asegúrate de que la bombilla esté a una distancia de la mesa entre 60 y 80 centímetros. Al sentarse en la mesa la bombilla no debe verse.

Evita las pantallas de colores fuertes, como por ejemplo el azul, el verde o el rojo, porque tiñen el ambiente del mismo color y crean comedores poco iluminados, agrega Caballero.