Como decorar los dormitorios


No todos los dormitorios deben ser iguales. De hecho, es que no todos los dormitorios son iguales. ¿Qué es lo que hace un dormitorio diferente del otro? Evidentemente la persona qdeue lo habita. No es lo mismo un dormitorio de un adolescente, de un niño, de un bebé o de un matrimonio.



Hablemos primero un poco de la concepción de dormitorio. Esta concepción varía dependiendo también de los que la habiten. Nos explicamos: El dormitorio de un matrimonio o de una persona adulta está confeccionado como un lugar de descanso, de relajación y de desarrollo personal. Por el contrario, el dormitorio de un adolescente busca más la diversión y la privacidad de los padres.

Los colores de las paredes marcan mucho el estilo del dormitorio. Para dormitorios de adultos son óptimos los colores suaves, relajantes, que inciten al descanso y al relax. Los adolescentes buscan colores más vivos, más animados. 
Los colores ideales para los niños son colores que desarrollen su inteligencia o colores que veas que gustan al niño.

El espacio en un dormitorio es muy importante. Claro es que esencial tener espacio para guardar todas nuestras cosas pero no debemos caer en la trampa de sobrecargar la habitación. En el dormitorio debemos disponer de espacio para nosotros mismos, poder movernos libremente por él. Esto nos ayudará a encontrar esa sensación de calidez y de relax que buscamos en nuestra habitación. Un ambiente sobrecargado no ayudará nada al descanso diario.

La iluminación del dormitorio es otro aspecto esencial. En la medida de lo posible intenta que la iluminación del día sea natural. Para lo noche la iluminación dependerá de quién sea el dueño del dormitorio. Los niños necesitan una luz central que ilumine toda la estancia. Los adultos necesitan pequeños puntos de luz que iluminen la estancia pero con calidez, con suavidad. Los adolescentes necesitaran una mezcla de ambas.