algunos consejos para organizar tu casa

Una de las cosas prioritarias para estar cómodos en casa es que todo este en orden. Si queremos que esté organizada podemos apuntarnos algunos trucos para aprovechar el espacio con ideas prácticas y muy decorativas.

En el salón podemos aprovechar espacios libres haciendo librerías a medida hechas de escayola, además si aprovechamos las baldas para poner libros u objetos decorativos, podemos darle menos fondo, y así aligerar el frente. Podemos utilizar una mesa de centro que tenga una balda en la parte superior que nos permite organizar revistas, libros, los mandos, que se suelen acumular sobre la mesa dejando un aparente de desorden. De esta forma conseguimos que la mesa quede libre y ordenada. Otra buena idea son los pufs con tapa, que sirven para tener recogido el salón y que además nos pueden servir como un asiento extra.

Para el dormitorio, si somos de los que acumulamos mucha ropa, y nos encontramos sin espacio, una buena opción es sustituir la mesilla de noche por un pequeño armario hecho a medida. La parte del cabecero de la cama que muchas veces queda desaprovechada la podemos utilizar para integrar una estructura con baldas que se apoye sobre las mesillas de noche. Otra buena forma de economizar espacio es utilizando un cubre radiador al que le podemos añadir dos pequeños armarios a los lados, que bien los podemos usar como zapatero, o guardar pequeñas cosas.

En el baño, muchas veces nos encontramos con que tenemos una columna, o un entrante en la pared que nos quita sitio para integrar un mueble o un sanitario, en estos casos es una buena idea colocar baldas de arriba a abajo que son muy útiles para colocar toallas, botes, cosméticos, etc. En la parte inferior colocar estantes quedaría poco estético, así que podemos optar por colocar un pequeño mueble, un modulo que nos disponga de puertas que proporciona un aspecto más estético y complementa al conjunto con las baldas.

En las habitaciones de los niños una buena forma de ahorrar espacio, es colocar un tablero volado, que suele colocarse en forma de "L" entre los pies de la cama y el escritorio. Para las habitaciones compartidas, las camas tipo tren aprovechan el espacio con cajones debajo de las camas o armarios, que liberan la zona central del cuarto. De esta forma se aprovecha el espacio para guardar ropa, juguetes, libros, etc.