Una cocina multimedia

La cocina es un espacio no sólo reservado para elaborar los menús del día. Aún cuando eran lugares acotados por las paredes se transformaban con facilidad en mucho más. Hoy, el nuevo interiorismo apuesta por los espacios integrados y ha convertido a la cocina en una gran sala multifuncional en la que todo cabe.

Cocina de vanguardia
La domótica y los electrodomésticos en los que tecnología y vanguardia constituyen un todo, facilitan la evolución más destacada de la cocina.

La firma Poggenpohl se caracteriza por integrar en la cocina todo tipo de tecnologías multimedia, apostando por un concepto de cocina adaptado a cada necesidad y en especial que sirva de elemento de unión para la familia en la que alimentación, ocio y trabajo se pueden complementar.


Desde hace varios años, la firma alemana ha incorporado la domótica a la cocina en la que si lo desea incluye tecnología de control remoto Smart-home y permite integrar desde una biblioteca, a la oficina, pasando por un “Home Cinema” con pantalla de gran formato, e incluso dispone de un espacio propio para el hardware del ordenador con acceso a Internet, teléfono y agenda electrónica.

Los muebles, como no podía ser de otra manera, tienen una perfecta comunión con el espacio, inevitablemente de grandes proporciones con materiales de alta calidad, muy cercanos al concepto de lujo.

Las superficies de cristal acrílico macizo,  uniformemente coloreadas, de Parapan de color negro, gris claro o blanco contrastan fuertemente con los expresivos chapados de madera noble de peral suizo, nogal y estructura de madera tipo zebrano. Combinados con aluminio y cristal confieren a la cocina un nuevo aspecto que vive de armonías y contrastes.


Unir dos áreas funcionales

En la nueva colección presentada en la Feria de Milán, el arquitecto y diseñador Hadi Teherani ha manifestado que la colección + Artesio ha perseguido un enfoque global, intentando ofrecer una coherencia atmosférica. “La existencia del ser humano se basa en la habitación, eso es el aspecto esencial. El poder cocinar en una cocina, entonces, no basta”.

Elmar Duffner, gerente de Poggenpohl, comenta que siempre intentan ir más allá y como ejemplo señala sus clásicos aparadores altos o el dining-desk multifuncional, “utilizable como cocina, mesa comedor, o también como mesa de trabajo”. 

Los frentes de la nueva colección mezclan mate en color arena, tierra o alabastro, también se ofrece con frentes de madera genuina de pino cepillado o nogal, así como con frentes de cristal lacado en color arena, tierra, Mallow o alabastro. 

La limpieza de líneas es una constante también en las propuestas de cocinas de la firma italiana Santos. Frentes de muebles sin tirador y encimera de acero son parte de esa dinámica que combinadas con el color blanco refuerza la sensación de luminosidad de la cocina en la colección Blanco Minos Brillo.

Esta cocina está dividida en dos zonas. Un área con una zona baja en la que se integra la zona de fregado y cocción y que lleva adosada una mesa en laminado compacto apoyada sobre pata metálica. Y una zona de columnas en la que se integran los electrodomésticos y donde se crea una zona de trabajo auxiliar gracias a los dos muebles persiana.

Gracias a la península se pueden integrar dos ambientes: el de trabajo y el de comedor. De esta manera, además de facilitar los movimientos y ganar en comodidad, “estar en la cocina” adquiere una nueva dimensión en la que todos tienen cabida.


Si a la versatilidad en el mobiliario le añadimos unos electrodomésticos que permitan una alimentación sana y fácil de preparar se llega a la conjunción perfecta.
 
Mièle dispone de un horno a vapor con presión (Cocivap), que supone la mejor alternativa a la cocción tradicional de los alimentos, pero preparados en menor tiempo y conservando su sabor, aspecto y nutrientes.

La temperatura se puede ajustar manualmente en pasos de 5°C, entre 50 y 120 grados. Esta posibilidad permite que las temperaturas por debajo de los 100ºC se puedan utilizar para descongelar, recalentar y cocinar alimentos delicados sin presión. 

“El vapor producido en un potente generador de vapor independiente envuelve el alimento por completo. Todo se calienta rápidamente y por igual”, explica Sven Luce, responsable de producto. A partir de una temperatura de cocción de 100°C se cocina con vapor al 100 por cien, lo cual constituye una diferencia notable con respecto a aparatos similares donde siempre se utiliza una mezcla de oxígeno y vapor. 

El método del Cocivap protege los alimentos del oxígeno, que es el que destruye las vitaminas. No se produce ninguna oxidación que daña tanto el aspecto como el contenido de nutrientes, lo que impide que los nutrientes se disuelvan, como ocurre cuando el alimento está sumergido en agua. 

Permite la elaboración de alimentos con distintos tiempos de cocción diferentes. Y lo que es especialmente práctico: mientras el arroz se hace al vapor, se puede añadir primero la verdura y después el pescado, ya que el proceso de cocción se puede interrumpir en cualquier momento.

Si se decide por la vitrocerámica y necesita una moderna campana extractora, el modelo DA6000 es una magnífica opción para resaltar. Está integrada en la pared de manera que una vez que se deja de utilizar queda integrada de forma que pasa desapercibida.

Manejo táctil sobre cristal con indicación por pilotos LED para la iluminación del área de cocción y la iluminación indirecta es todo un acierto.