Poruqe pintar de color verde la casa



En el momento de pintar, a veces lo que más nos complica es la elección del color. Dudamos entre apostar a una renovación total, o simplemente a dar prolijidad a las superficies. Y ante la duda muchas veces terminamos pintando de blanco, "cremita", beige o gris, No sea cosa de jugarnos y equivocarnos. Sin embargo, se acerca la primavera y la moda apuesta entre otros por el color verde. ¿Nos animamos a trasladar la naturaleza a casa? Piense que el mundo es de los valientes, y si en la naturaleza existe tanto verde, por algo será!
Cuando llega el momento de pintar, muchas personas terminan eligiendo colores claros y neutros, que además de transmitir calma brindan una sensación de amplitud y luminosidad. Los tonos blanco, "champagne", beige o gris ofrecen además la ventaja de armonizar con cualquier tipo de mobiliario y decoración.
Si la intención es dar una "lavada de cara" a los distintos ambientes de la casa, con esto puede alcanzar. Pero.. ¿Por qué no animarse a intentar un verdadero cambio?
Veamos las ventajas que ofrece este color:
- Un ambiente pintado de verde "agua" invita a la relajación, el descanso y la meditación, facilitando la lectura y la concentración. Esas características lo hacen ideal para estudios, bibliotecas y oficinas en casa.
- Esta temporada además nos trae el verde manzana, un tono cálido y energizante que puede quedar muy bien aplicado en detalles o en toda una pared. Por ejemplo, en ambientes donde se reúne toda la familia, como un comedor de diario o un playroom.
- En las habitaciones infantiles, el verde manzana puede ser una opción interesante para eludir a los tradicionales celeste o rosa. Es un color neutro que puede utilizarse indistintamente para niños o niñas y que, combinado con blanco propone opciones alegres y decorativas. Proponemos una pared pintada con este color {el resto blanco} y luego su repetición en detalles como muñecos, cuadros, almohadones o pequeñas alfombras que delimiten el área de juegos.
- Los tonos pueden variar, y podemos modificar su calidez mediante la mezcla con amarillo o blanco, pintando algún muro o saliente.
- Es ideal para casas de fin de semana (countries o quintas) y todo lugar donde abunde el mobiliario realizado en madera elegido por su nobleza y resistencia, ya que el ambiente entonces gana en calidez. Además, las diversas tonalidades del verde combinan perfectamente con el blanco, el amarillo, el naranja y en general con toda la gama de tonos de la madera (rojizos, ocres, ciruela) aumentando la nobleza de los muebles que adornan la estancia, ya que raramente compite con ellos.
- Eso sí: es importante que al momento de seleccionar la intensidad del color tengamos en cuenta la luz que recibirá el cuarto, tanto del interior como del exterior. En ambientes más iluminados podemos arriesgarnos a tonos más intensos. Por el contrario, para ambientes más oscuros recomendamos utilizar una paleta más clara y luminosa, o cálida.