Los mejores materiales para las puertas de interior

Si planificas cambiar el aspecto de las puertas del interior de tu vivienda, debes tener en cuenta que la elección de los materiales y acabados están determinados por el tipo de decoración que desees conseguir, la durabilidad y el presupuesto del que dispones.
Hoy en día existe una amplia variedad de materiales, con calidades y precios muy diferentes entre sí. La opción más económica es la realizada con DM y con cartón por dentro, es aparentemente igual que la maciza. La más habitual es la puerta chapada, fabricada sobre un armazón de aglomerado y todo tipo de chapas barnizadas naturales y de maderas más nobles.
En cuanto a las puertas macizas (roble, abeto o pino, son las maderas más empleadas), estas son perfectas para construcciones más rústicas y clásicas, se debe tener en cuenta que a pesar de su gran resistencia requieren mayores cuidados.
tipospuertas2
Si hablamos de acabados, podemos decir que el más habitual es el barnizado, su principal inconveniente es que puede cubrir la veta de la madera (restándole belleza), para evitarlo se debe emplear un barniz tinte que permita dejar visibles las líneas de la madera a la vez que la protege.
La pintura es la opción más económica, pero requiere ser renovada cada cierto tiempo. Mención aparte merecen las puertas lacadas, cada vez más empleadas, la razón es que puedes perzonalizarlas, eligiendo medidas, diseños, cristaleras, etc.
tipospuertas1
Si tu puerta es de madera maciza, lisa y está en buen estado, puedes optar por un lacado impecable. Sin embargo, para lograr un buen acabado esta tarea debe ser realizada por un profesional.
El proceso es más “complicado” que la pintura, ya que hay que aplicar la imprimación para laca en un ambiente especial, y lijar todas las piezas desmontadas. Una vez instalada en su sitio, se aplica amasillas a las juntas entre marcos se laca nuevamente para conseguir un acabado uniforme.