Como renovar las puertas de la casa

Para conseguir un aspecto diferente y darle un aire renovado a la decoración de tu hogar,cambiar el aspecto de las puertas es una de las alternativas más adecuadas.
Si el sustituirlas por otras nuevas te resulta demasiado costoso, o si quiere aprovechar la belleza de la madera de las que aún tienes en casa, la opción aconsejable es restaurarlas.
Para ello, lo primero que debes tener en cuenta es evaluar si la puerta está recta. Y es que con el paso del tiempo, y según el clima, estas tienden a desvíarse, entorpeciendo su apertura y cierre. Así que una vez estudiado su estado general, se deben seguir una serie de pasos como sanear, renovar los herrajes, o cambiar los marcos.
renovarpuertas1
Una vez que la puerta ha sido saneada debes definir qué tipo de acabado prefieres. Tienes dos opciones, la más económica es restaurarla con pintura en esmalte acrílico y acabado mate, satinado o brillante según tus preferencias; pero si la puerta es relativamente moderna, de madera maciza, lisa y está en buen estado (con la parte inferior no deteriorada), se puede realizar un lacado de alto nivel.
Si decides pintarla, es imprescindible alisar la superficie y rellenar los golpes con una masilla especial de poliéster (o de carrocería), para que una vez lijada permanezca lisa y no se formen hoyos. Los picaportes y herrajes nuevos deben ser montados después de la aplicación de la pintura para evitar que se manchen.
El siguiente paso es aplicar una o dos capas de imprimación, para impedir que la pintura se caiga o salte con un mínimo roce, luego se recomienda un segundo lijado con una lija de grano fino o de barniz para conseguir un acabado más fino.
Al momento de pintar, la mejor manera de aplicar el rodillo es con la puerta en horizontal. Los expertos aconsejan colocarla sobre unos caballetes, para evitar que la pintura gotee.
En cuanto a las capas, se recomienda aplicar dos con un rodillo y una brocha plana de pelo suave, indicados sobre todo para productos acrílicos y madera; tras aplicar la primera capa, se deja secar y se lija suavemente para abrir el poro, por último se aplica una segunda capa ¡y listo!.