Como distribuir los espejos en el dormitorio


La idea de colocar siempre un espejo en la sala de nuestras casas parece estar fijada en la mente de cada uno de nosotros cada vez que hablamos de la decoración de este espacio.
Sin embargo, el lugar en donde este accesorio es totalmente indispensable será siempre en el baño, y claro está, en nuestro dormitorio.
Y en este último caso en particular, debemos iniciar refiriéndonos a la enorme importancia que tiene este accesorio para conseguir ampliar la sensación de mayor espacio en él.
Para esto debemos analizar la forma de nuestra habitación y todos los elementos que la conforman, y de esta manera poder hallar la ubicación precisa.
Pero también podemos tener una mejor iluminación de estas habitaciones, la que se consigue con una correcta ubicación del espejo en relación a los puntos de luz, que pueden ser la ventana que da a la calle cuando es de día, o los focos del techo o de alguna lámpara cuando es de noche.
Además de ello, debemos pensar en el uso funcional del espejo, el cual se ubica principalmente dentro de nuestras habitaciones para permitirnos vestirnos o apreciar nuestra presentación personal antes de salir, lo que se conseguiría con un espejo grande de cuerpo entero, que bien podría estar detrás de la puerta de ingreso al cuarto o detrás de una de las puertas de algún armario o ropero.
Y así como tienes uno grande para el cuerpo, sería ideal ubicar otro de tamaño más pequeñoen un espacio lo suficientemente iluminado con luz natural, como para que lo uses cuando desees peinarte, afeitarte o maquillarte.
Como dato adicional, solamente queremos indicarte que tener un gran espejo en el dormitorio le dará un look destacado a la habitación, más aún si se trata de un espejo con una superficie movible o estática.