Casa chorizo, un siglo después


A pesar de la magnitud de esta reforma, que amplió en 200 metros cuadrados la superficie cubierta de la casa -ahora cuenta con un total de 400 m2-, el proceso fue rápido y sencillo, debido al buen estado general de la edificación original. Así lo afirma el arquitecto Javier Figueroa , a cargo de la obra junto con su socio, Horacio Menéndez , ambos creadores de los hoteles boutique Legado Mítico, uno en el barrio de Palermo y el otro en la capital salteña.
Según Figueroa, la premisa al encarar la reforma y ampliación de esta clásica casa tipo chorizo de 1910fue tener una recepción muy grande, de 80 m2 , y cuatro habitaciones con baño en suite. "La idea fue que todo tuviera mucho impacto espacial: pocos ambientes, pero enormes, y siempre con respeto al estilo y materiales existentes ", comenta.
Para llevarlo a cabo, se mantuvieron las aberturas originales y, para los ambientes nuevos, se compraron carpinterías en demoliciones . Además, se respetaron las alturas y los techos de la época; se sumó a la casa la planta alta (donde se encuentran las habitaciones); se transformó el sótano en una cava y se construyó un garaje y una dependencia de servicio. La decoración, muy ecléctica y reveladora del buen gusto de sus dueños -con toques de objetos regionales , ya sean salteños o marroquíes- tiene una base clásica y moderna.