Como pintar, paso a paso


La clave de un buen trabajo de pintura radica no solo en la elección de buenos materiales, sino también en la preparación de la superficie que vamos a pintar.
Cuanto mejor sea el trabajo realizado en la base, mejor será el resultado que obtendremos.

Aquí algunas recomendaciones útiles antes de poner manos a la obra:
La superficie a pintar debe quedar libre de polvo, grasa, hongos y estar completamente seca. De existir restos sueltos de pintura antigua deberán ser  removidos con ayuda de una espátula. Puede lograrse buenos resultados lijando levemente la superficie y limpiándola luego con un trapo húmedo. Dejar secar.
Rellenar y emparejar la superficie utilizando enduido o pasta tapaporos y una espátula. Lijar.
Aplicar una o dos manos de sellador. En caso de tener una superficie previamente pintada que este en buen estado, puede darse una mano ligera de sellador o prescindir de él. El tipo de sellador dependerá del tipo de pintura que utilices.
Aplicar la primera mano de pintura. Dejar secar. Corregir las imperfecciones remanentes. Luego lijar la superficie utilizando una lija de grano fino.
Aplicar la segunda mano de pintura. Dejar secar. En caso de colores o de pinturas con bajo cubrimiento intensos puede necesitarse una tercera mano.