Mejorando el fluido de aire en tu hogar



¿Te pasa que al llegar a tu casa sientes el ambiente pesado, cargado, que el aire que respiras todavía huele al pollo con ajo que preparaste hace una semana? Pues es hora de que refresques y mejores la calidad del aire que respiras en tu hogar; un cambio que también será beneficioso para tu salud.
Las casas son como las personas que las habitan. Las hay bellas y ordenadas, perfumadas 'naturalmente' con el olor propio de sus habitantes y sus muebles... Pero otras no son tan afortunadas y eso se debe en gran parte al mantenimiento que les damos. Es inevitable que nuestro hogar se llene de olores indeseables, sobre todo cuando cocinamos. He aquí algunos consejos para librarte de ellos
  1. La forma  más fácil de refrescar una casa es abriendo todas las ventanas. Es una práctica vieja, sencilla y muy efectiva que te permitirá disfrutar del aire fresco y eliminar los olores de tu hogar. Haz esto especialmente durante los días en que hay viento.
  2. ¿Sabías que las llamadas plantas arañas (spider plants o Chlorophytum comosum), además de ser excelentes plantas decorativas, ayudan a remover el formaldehído y otros contaminantes del aire? Pues ya lo sabes, así es que en la medida de lo posible trata de tenerlas dentro de tu hogar. 
  3. ¡Qué mejor ambiente que el que dan las flores! Estas, cuando están frescas, pueden dar un aroma exquisito a tu hogar. Las rosas, lilas y azucenas son ideales para estos fines.
  4. Un humidificador ambiental con un filtro cambiable o que se pueda limpiar también puede mejorar la calidad del aire que respiras en casa. Estos aparatos no son muy costosos y son capaces de eliminar una gran cantidad de olores como los del tabaco, comida, basura, polen y otros elementos que, en muchas ocasiones, producen alergias. Ten en cuenta que la humedad ideal para una casa debe ser de 50 a 55 por ciento aproximadamente, con uno de estos aparatos la puedes conseguir.
  5. También puedes añadir gotas de aceite aromático al humidificador o a los  vaporizadores que se ponen alrededor de los bombillos para que el aroma fresco invada tu hogar.
  6. Las velas, jabones de olor, aerosoles aromáticos y saché de popurrí también son excelentes opciones para refrescar el aire que respiras.
  7. Y por supuesto, nada mejor que una buena limpieza profunda. El olor a limpio siempre ha sido agradable. Mantén las cortinas siempre lavadas, para sacarles la grasa, el hollín y los olores de la comida. Cambia las sábanas de las camas una vez a la semana y no dejes que se acumule ropa sucia en los armarios. Luego, puedes trapear los pisos con un líquido desinfectante que deje un rico aroma y repasar las alacenas de la cocina y el countertop con un trapo embebido en el mismo líquido.